divendres, 9 de gener de 2009

Una tragedia evitable

Val la pena llegir aquest article d´Ana Jerozolinski, publicat al "Semanario Hebreo" d´Uruguai, sobre com l´estat d´Israel ha intentat evitar durant els darrers vuit anys aquest conflicte a Gaza i com el Hamas utilitza als propis civils palestins de Gaza com a escuts humans. A continuació el reprodueixo integrament en castellà.
Una tragedia evitable.
Font: PorIsrael.org
Nunca nos gustó la combinación de palabras "ganar la guerra" . Es difícil usarlas juntas, cuando se sabe cuánto sufrimiento hay de por medio, cuántos inocentes pagan con su vida por pecados que no ellos cometieron...cuánta muerte es el resumen de los días de combate.

Pero especialmente lamentable es cuando todo eso podría haber sido evitado. Como en la guerra actual, entre Hamas e Israel, una guerra que Israel trató durante ocho años de esquivar. Se contuvo, aguantó, intentó frustrar los disparos en forma muy puntual, hubo hasta épocas en las que ni siquiera respondió con fuego hacia los lanzacohetes captados en los radares y las cámaras, tiempos en los que la orden era sólo responder hacia zonas abiertas, aunque hayan disparado desde un barrio poblado, para no arriesgarse a provocar una escalada.
Hasta que no pudo más. Hasta que decidió que no puede seguir cruzado de brazos, sin tratar de poner fin a la amenaza llegada desde Gaza.

Pero aún así, muchas tragedias se podrían haber evitado, especialmente la muerte de centenares de civiles palestinos durante los ataques contra blancos de Hamas.


La terrible muerte de civiles, entre ellos no pocos niños , no habría ocurrido de no ser porque Hamas, intencionalmente, coloca depósitos de armas, explosivos y misiles, en casas particulares y en mezquitas, laboratorios de explosivos en universidades, túneles subterráneos y bunkers en sitios llenos de civiles.

A ello se agrega el hecho que desde sitios esencialmente civiles, que deberían ser refugio seguro y no sitio de combate, disparan sus cohetes dirigidos contra la población civil israelí. Lo hacen o para complicar la reacción israelí, sabiendo que al captar que se trata de una mezquita o una escuela Israel trata de no reaccionar, o para intentar atraer de todos modos una respuesta y poder presentarla después como un ataque contra un sitio que debería ser dejado fuera de la línea de fuego.

Hay filmaciones captadas por aviones sin piloto israelíes, que lo demuestran. Como la de una gran mezquita de Gaza que Israel al fin atacó por el gran depósito de explosivos y misiles que tenía en su interior. Se ven las explosiones secundarias desatadas después de la inicial del lanzamiento de la bomba, producto por cierto de todo lo que estaba guardado allí dentro.
Y está la filmación captada el 27 de octubre del 2007 en la escuela de varones de UNRWA (la agencia de la ONU para los refugiados), de cuyo patio terroristas disparan varios cohetes.
Y están los resultados de la investigación del ejército tras la terrible tragedia del martes en Jebalia, al norte de Gaza, donde una escuela de la ONU fue atacada por Israel, provocando entre 30 y 40 muertos. El ejército fue terminante: desde allí dispararon hacia Israel. Cuando Israel respondió al fuego-y no está claro si sabía siquiera que había civiles refugiándose en el edificio- impactó en la escuela . Israel estima que terroristas , quizás los mismos que lanzaron desde allí el misil, colocaron numerosos explosivos en el lugar, a pesar de que había allí tantos civiles. Las explosiones secundarias que se registraron en la escuela, según Israel, serían la confirmación de que eso fue lo detonado y hasta lo que mató a parte de la gente.

Israel no quería esas víctimas civiles. Claro, difícilmente alguien en el pueblo palestino le crea ahora. Probablemente no le crean tampoco en la Familia Balusha que perdió a varias de sus hijas cuando un proyectil cayó cerca de su casa. Ni los de una familia en El Bureij que perdió a todos sus hijos y varios casos terribles más donde hubo verdaderas tragedias humanas, que nadie en Israel celebra.

Pero en realidad...quizás sí le puedan creer aquellos palestinos que aunque no puedan reconocerlo abiertamente, saben de cerca lo que es Hamas. Le pueden creer todos aquellos palestinos que aunque tengan críticas a Israel, son conscientes de que lo que Hamas ha hecho con su pueblo, no es tratar de protegerlo de una agresión vecina, sino de usarlo y exponerlo para implementar su ideología.

Quizás le puedan creer, a pesar del natural sufrimiento de muchos civiles palestinos hoy en Gaza, todos aquellos que el 27 de febrero del 2008 estuvieron presentes en el estadio de Gaza cuando uno de los líderes de Hamas, Fathi Hammad dijo, como motivo de orgullo, que "nosotros deseamos la muerte, como ustedes (los israelíes) desean la vida".

Claro que fue más explícito todavía y entró en detalles. Elogiando la práctica de los escudos humanos utilizados por Hamas, Hammad dijo abiertamente: "Los enemigos de Alá no saben que el pueblo palestino ha desarrollado sus métodos de morir y de buscar la muerte. Para el pueblo palestino, la muerte se ha convertido en una industria en la que muestran excelencia las mujeres , al igual que todos aquellos que viven en esta tierra.
Los mayores también, lo mismo los combatientes jihadistas y los niños.
Esta es la razón por la que han formado escudos humanos de las mujeres, los niños, los ancianos y los combatientes jihadistas , para desafiar a la maquinaria sionista del bombardeo".

Puede confundir y hasta sonar "loable": si Israel viene a bombardear, pues el pueblo defiende.

Pero Israel no viene a bombardear nada que no sea usado por el terrorismo. Los cobardes terroristas de Hamas, conscientes de ello, llaman a mujeres y niños a subir a los techos. O sea, los llaman por altavoces desde las mezquitas, pero hay testimonios de imposición por las armas, obligando a no pocos a subir.
Nizar Rayyan, el jefe en la zona de Jebaliya que fue eliminado por Israel hace varios días, había sido el primero en defender el tema de los escudos humanos. Así se lo presentó con orgullo en un sitio de Internet palestino favorable a Hamas.

Quizás le crean a Israel, aunque estén también enojados con esta guerra, los médicos del hospital Shifa y otros hospitales de Gaza, que saben que andan hombres armados de Hamas entre sus corredores, haciéndose pasar por personal de salud. O los funcionarios locales de organizaciones humanitarias que ven cómo enmascarados de Hamas detienen los camiones con ayuda de alimentos y remedios que entran a Gaza, se llevan lo que quieran y después nadie sabe adónde fue a parar lo que Israel dijo que entró a la Franja. Lo han denunciado en Egipto, en Jordania, en la Autoridad Palestina...pero dentro de Gaza, nadie puede hablar.

O los encargados de manejar la terminal de combustible de Najal Oz, del lado palestino, que sabe de la cantidad de litros pasados por Israel, que Hamas se robó.

O aquellos palestinos que saben que los jefes máximos de Hamas, que saben llamar a guerra santa, están escondidos en un bunker debajo del hospital Shifa de Gaza. Pero no pueden hablar....porque van muertos.