dimecres, 30 de gener de 2008

Resposta a Maruja Torres

Benvolguts lectors:

Aquest matí he enviat una carta a la secció de "Cartas al director" del diari El País protestant per les idees exposades en el darrer article de Maruja Torres, publicat el Dijous passat. Els lectors de qualsevol mitjà de comunicació tenim el dret a rebre una informació honesta i el més objectiva possible. Pero aquest no era el cas del mencionat article, on l´autora llençava unes greus acusacions, que a més són totalment falses, contra les comunitats jueves dels Estats Units i contra el govern israelià. Davant d´aquesta clara mostra de desinformació, de manipulació i de criminalització de l´Estat d´Israel i de les comunitats jueves nordamericanes (el famós lobby jueu o lobby sionista) no he pogut restar callat. Us deixo amb la carta que he enviat al País i us animo a que també feu arribar les vostres protestes.

Carta enviada al País:

Estimado Sr. Director:

Me dirijo a usted para mostrarle mi más firme protesta por las opiniones expresadas por la periodista y columnista Maruja Torres en su artículo “Ojo”, que fue publicado el pasado Jueves 24 de Enero en su periódico.

En ese artículo, la señora Maruja Torres lanza unas graves acusaciones y calumnias sobre la comunidad judía estadounidense y sobre el gobierno democrático del estado de Israel. En efecto, influida por teorías conspiratorias dignas de los Protocolos de los Sabios de Sión, acusa a un inexistente “lobby judío” de controlar al gobierno estadounidense y de dirigir su política en Oriente Medio en favor de supuestos intereses israelíes que sólo existen en su imaginación. Acusa al dicho lobby y al gobierno israelí de las invasiones de Afganistán e Irak, de la situación interna de Pakistán y de la crisis política en El Líbano. Además, no contenta con lanzar esas injustas calumnias, también propone un boicot internacional contra Israel y su expulsión de las Naciones Unidas.

Esas acusaciones son totalmente falsas, de una gran deshonestidad periodística, y son muy peligrosas pues pueden incitar al odio hacía Israel y hacía el pueblo judío en unos momentos donde el antisemitismo está resurgiendo con fuerza en Europa. Estudios de la Liga Antidifamación en los últimos años corroboran esta triste situación.

Como ciudadano comprometido con la verdad, con la lucha contra cualquier tipo de racismo o discriminación y como lector habitual de su periódico quiero hacerle llegar mi protesta y mi más firme rechazo a las ideas que la señora Maruja Torres expone en su artículo. Me despido de usted agradeciéndole su atención.

Atentamente: